Cómo se prepara un ponente para una charla TEDx

Todd Hannula durante su charla, 2016

Ponerte delante de un auditorio lleno de gente, con focos, cámaras, un micrófono y tú ahí en la alfombra roja no es fácil. Preparar una charla TEDx es un proceso muy emocionante para las y los speakers. Hay nervios, dudas, incertidumbre, tal vez algo de síndrome del impostor.  Pero, ¿cómo lo hacen? ¿Entrenan? Reserva unos minutos, que hoy te vamos a explicar cómo se preparar un ponente para una charla TEDx.

Primeros pasos

Desde que contactamos con ellos hasta que reciben la ovación del público el proceso es largo y, como en todo, depende de cada persona el número de horas que necesitarán invertir en la preparación. Pero, hasta los que tienen más experiencia en hablar en público siguen un proceso de elaboración.

Lo primero que hacemos es asignar una coach a cada speaker. La coach se encarga de guiar al speaker a lo largo de todo el proceso y, al final del camino, el equipo al completo ve la charla, la valida y da feedback siempre antes del gran día.

Acompañamos a nuestros speakers a lo largo de todo el proceso. Les ayudamos a mejorar sus habilidades para que su charla TEDx sea memorable. Para ellos y para el público.

 

Lo más importante: la idea que merece la pena difundir

Siempre empezamos por definir la idea central de la charla. Ese mensaje que la audiencia se llevará a su casa, lo que van a contar a sus amigos al salir del evento, lo que recordarán al cabo de dos meses de haber escuchado la charla.

¿Cuál es el objetivo? ¿Conseguir cambiar un hábito? ¿Enseñar un punto de vista diferente sobre un tema? ¿A qué audiencia nos estamos dirigiendo?

Por ejemplo, imagina que la charla va sobre dejar de comer carne: evidentemente mi audiencia principal son todas las personas que no son veganas.

 
Solo en el escenario - TEDxVitoriaGasteiz
Frente a 400 personas y solo en el escenario.

El primer borrador

El primer borrador puede ser un esquema o directamente la charla escrita. A veces, algunos speakers son reacios al principio a escribir la charla palabra por palabra y se asustan.

Pero ¿te imaginas a Rosalía improvisando la letra de sus canciones o las coreografías en pleno concierto? Nosotros tampoco.

Pues una charla TEDx es lo mismo: no se improvisa. Cada palabra importa.

El segundo borrador

Aquí ya depende de la experiencia el que necesitemos ir a más borradores o sea ya cuestión de pulir. Lo más normal es tener hasta 3 y 4 versiones de la charla, pero en todos estos años hemos visto alguna charla con más de 15 versiones diferentes.

No nos asustemos, que a lo mejor entre versión y versión cambia una palabra o una frase.

En este segundo borrador es importante que la estructura sea clara, que la idea se transmita de forma fluida y natural, que haya ejemplos, que no queden conceptos sin explicar, que el vocabulario no sea complejo, que haya (si procede) una llamada a la acción. ¿Qué queremos que haga el público? 

La verificación de datos

En este punto, si tenemos algún dato, es el momento de verificarlo, para lo cual debemos validar los datos con fuentes fidedignas.

No, «internet» no es una fuente fidedigna y un tuit de tu prima tampoco.

Comprobamos los datos de las charlas en libros, artículos en revistas científicas… Cualquier detalle que pueda necesitar información externa, que no sea nuestra, como una cita de alguien, un dato (estadística, fecha…), referencias, resultados de encuestas… Chequeamos y verificamos todos los datos que se ofrecen.

Practicando se llega a la maestría

Ya tenemos una versión final del borrador. Hemos verificado que la información es correcta. Ahora empezamos a ensayar.

La charla que tú ves en el escenario o en el vídeo de YouTube es solo el final de un largo camino de preparación y ensayos (las veces que sean necesarias) para que tú puedas disfrutar de esa idea que merece ser difundida.

¿Cuántos ensayos son necesarios?

Pues otra vez, depende del speaker, de su experiencia, de su confianza, de su capacidad de memorización e internalización de la charla.

Te diría que no menos de 10 veces, pero depende de cada persona. Hay ponentes que la ensayan durante varios meses y otros, con más callo, que experimentan más. 

Yo, del team Rosalía.

¿PowerPoint?

Pues mira, otro gran depende. 

No todas las charlas necesitan un apoyo visual. Las hay que lo piden a gritos y entonces, sin dudarlo. Las hay que todo lo contrario. No es indispensable acompañar una charla de una presentación en Power Point, pero si la charla lo requiere, pedimos a nuestros speakers que nos envíen la presentación con dos semanas de antelación al evento.

Sí les damos indicaciones para que esa presentación les ayude una vez que se suban al escenario. Por ejemplo: nada de animaciones o textos kilométricos. Simplicidad, sencillez, fotografías o gráficos grandes. También ayudamos a confeccionar presentaciones, incluso aportando fotografías profesionales a aquellos speakers que lo necesitan.

Somos 🥰.

La hora de la verdad

Cuando la charla está lista y ensayada, hacemos una sesión conjunta del equipo de coaches con el o la speaker bien en vivo o a través de videoconferencia. Vemos la charla y damos feedback (siempre constructivo) sobre la puesta en escena, la forma de hablar, lo que en jerga llamamos el delivery.

También aprovechamos esta reunión para resolver cualquier duda que el ponente pueda tener y para dar las últimas recomendaciones de cara al evento: qué colores funcionan mejor en el escenario y para los vídeos, horarios, logística… En fin, todo.

Ya se sienten los nervios.

Ensayo general

El día antes del evento hay ensayo general. Cada ponente tiene asignado un horario y en ese horario se hace con el escenario, prueba el mando, las sensaciones…

Es un momento muy especial porque van llegando poco a poco, se van conociendo entre ellos. Los nervios ya están a flor de piel.

¡A triunfar!

El último paso ya es dejarse bajar por el tobogán de emociones. La charla está lista. Llevan meses preparándola. Ya solo queda pasar por peluquería y maquillaje, tratar de relajar los nervios como se pueda y prepararse para el gran momento.

En el escenario, darán esa charla que luego podéis ver en persona o en YouTube (por ejemplo: nuestras 10 charlas más vistas)

Cuando acaben, los abrazos y las risas en el backstage están garantizados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *