Aportando mi granito de arena

Llega el viernes, por fin. Es un momento de nerviosismo. Ya van varios años, pero esa sensación de que estamos haciendo algo importante sigue; estamos aprendiendo y ayudando a compartir conocimiento. Cada persona intenta dar lo mejor de sí mismo y eso se nota en el ambiente. Somos voluntarias y voluntarios de algo grande.
Oscar Cernada - TEDxAlmendraMedieval 2015

En los últimos años noto que mi aportación es menor: sólo puedo comprometerme a ayudar el viernes a preparar el lugar del evento y el sábado a organizarlo. Es mi granito de arena para que TEDxVitoriaGasteiz pueda seguir creciendo, aportando valor a la comunidad local y global a la vez.

TEDxVitoriaGasteiz 2017 stage

Volvamos al viernes. Día de colocar el círculo rojo en el escenario, de probar el sonido, de hacer pruebas con las personas que darán las charlas. Es un día mágico, es el momento en el que te das cuenta de que todo va en serio y que estamos organizando un gran evento para nuestra ciudad. Cientos de personas estarán al día siguiente por allí andando, descubriendo talleres y charlas, compartiendo ideas con personas desconocidas. Es una gran sensación.

Alrededor de las 8 de la tarde tenemos todo listo para el día siguiente. Siempre nos queda la impresión de que algo se nos olvida y algún detalle ha quedado pendiente para el sábado, pero vamos a solucionarlo y todo saldrá fenomenal, como cada año de los que llevamos haciendo esto. Esa noche costará dormir: La ilusión y la adrenalina están a tope.

Sábado, una vez más llega el TEDx a Vitoria-Gasteiz. En los últimos años el escenario es el Europa, un precioso palacio de congresos que nos aporta lo necesario para que a nadie le falte de nada durante el día que pasaremos allí dentro.

Lo primero que toca es repasar nuestro plan del día. Cada persona tenemos horarios diferentes. Algunas empezarán por atender la entrada de asistentes, otros estaremos moviéndonos de un lado para otro llevando cosas y habrá otras personas que no se moveran de sus puestos para que las redes sociales ardan o no falle ni un sólo micrófono.

A lo largo del día, la mayoría vamos alternando entre diferentes actividades y no faltarán los descansos. Hemos venido a ayudar a que todo funcione pero también a aprender y escuchar a las grandes mentes que nos acompañan. En cada parón nos hundimos en los butacones del anfiteatro a disfrutar de la charla de ese momento. Hora de enriquecer la cabeza mientras descansa el cuerpo.

El día pasa rápido. Entre llevar una cosa allí, poner una cosa allá y debatir sobre la última charla va pasando la jornada. Un año más todo ha funcionado. Una foto de todo el equipo de voluntariado lo certifica.
TEDxVitoriaGasteiz 2017: foto de familia

Y ahí no acaba el evento… el cansancio nos reta, pero le ganaremos. ¡Nos vamos al Gora a echar unas cañas! Hay que brindar, relajarse y dejarse llevar. Ya no hay horarios ni tareas, sólo amigas y amigos charlando sobre lo que ha sido y hemos compartido.

Un momento único cada año. Así es ser voluntario del TEDx desde mis ojos. ¿Y tú? ¿Te apuntas a compartir ideas?

Óscar Cernada, proud volunteer desde 2014.