Soy voluntaria

TEDxVitoriaGasteiz-voluntariado-2017

cdalda3

Todavía recuerdo cómo empecé en esto. Iba en coche con Cristina Juesas camino de Bilbao escuchando Nickelback. Era todavía una becaria (en muchos sentidos lo sigo siendo) y aún no había terminado el máster, así que estaba haciendo prácticas con ella. Me dijo que estaba organizando un evento TEDx en Vitoria-Gasteiz. Que tenía la licencia. Y como una loca, con todo mi entusiasmo, grité que me quería apuntar de voluntaria porque era un evento TED. En mi ciudad. ¿Qué más se puede pedir? Todavía costó algún añito más sacar la idea adelante, pero, para cuando me quise dar cuenta, ya estaba metida de lleno en nuestro primer round, en la Casa del Cordón, uno de los edificios más emblemáticos de Vitoria-Gasteiz. Teníamos que impresionar a 100 personas en un escenario intimista montado con amor e Ikea. Éramos pocos pero valientes. Todos hacíamos de todo. Me acuerdo que moví sillas, bandejas de cátering, acreditaciones, folletos… hasta ponentes. E incluso tuve tiempo de tuitear para dinamizar el hashtag. Había que hacer ruido. Se nos tenía que oír. Porque, como decía el lema de aquel año, “Future, this way” y nuestro TEDx tenía que empezar fuerte para tener muchísimo futuro.

El segundo año fue diferente por muchos motivos. Podíamos atraer a mucho más público. Nuestros organizadores consiguieron que nos dejaran montarlo en el Palacio de Congresos Europa. Mucho más espacio. Un escenario más grande. Solo tuvimos que añadir una alfombra redondeada para marcarles a los ponentes su espacio y las sempiternas letras de TEDxAlmendraMedieval. Más coordinación, reuniones y sincronización de relojes. ¡E, incluso, un TEDxAlmendraMedievalSalon! Además, llegaron ponentes de varios lugares del mundo con historias increíbles que contarnos a nosotros y a nuestra audiencia. Fue un placer y una responsabilidad enorme encargarme ese año de ellos, de que estuviesen cómodos y felices sin que fuese un problema pasar del castellano al inglés cada cinco minutos. Estrenamos los workshops con mucho éxito de público e incluso logramos que apareciese José Mota, así, como salido de la nada, a realizar un número genial con Eduardo Anitua y el Mago More. La magia del TEDx, afirmaríamos después. Pero lo mejor de todo fue que aparecieron más voluntarios y voluntarias dispuestísimos a echar un cable. Gente que contribuyó a que todo saliese a la perfección y se convirtió en parte indispensable de esta familia de locos que se coordina como nadie. Gente que mantuvo el tipo ante situaciones difíciles que se presentaron y que logró que las 400 personas allí presentes disfrutaran de un evento genial. Gente que llenó el GORA desde las 8 de la tarde, sonriente, feliz, con la adrenalina todavía en el cuerpo, celebrando que esto había salido GENIAL. Ya lo dijimos durante toda la jornada: Shake it, Mix it! Y, al final del día, ponentes, organizadores, voluntarios y quien quisiera pasarse por allí terminamos en el mismo sitio compartiendo lo que nos sirviesen los camareros. Thank you for the free mojitos Todd!

cdalda1

El año pasado… ¡por fin lo logramos! Pudimos dejar de ser TEDxAlmendraMedieval y pasamos a ser, con todo el derecho y con todas las letras, TEDxVitoriaGasteiz. Menos mal, porque el hashtag anterior era una locura. Representar a nuestra ciudad en la comunidad TEDx de todo el mundo es una responsabilidad impresionante, pero con el rodaje de años anteriores sabíamos que no podíamos fallar. Muchos de los voluntarios volvimos a la carga y se adhirieron caras nuevas que tenían dos buenas manos y una sonrisa. Se nos abrieron las puertas de la Sala María de Maeztu del Palacio de Congresos Europa, porque en 2016 nos quedamos con las ganas. Llegaron ponentes nuevos, con el  inglés, el castellano y el euskera por bandera. La ponencia de Karmele Jaio fue una manera preciosa de externalizar nuestro mayoritariamente desconocido idioma. E incluso teniendo unas redes sociales tan plurilingües… ¡petamos Twitter! Hubo un momento en el que no pudimos continuar posteando porque habíamos alcanzado el máximo posible y encima éramos Trending Topic. Menos mal que somos un equipazo y pudimos volver a los 5 minutos sin que se notase demasiado. Algunas cosas cambiaron a mejor. La alfombra redonda dejó de moverse. Las letras se recortaron en durísimo cartón, ya no se podían caer. Pero seguimos subiendo y bajando escaleras mientras sudábamos la gota gorda; eso sí, encantados de la vida. Seguimos con un subidón de varios días tras el evento. Y seguimos llevando sobre nuestros hombros la máxima ilusión. ¿Dejamos huella? Yo creo que sí.

¿Y este año? ¿Seremos capaces de encender la luz? ¿De iluminar de nuevo a nuestro público con un montón de historias que HAY que contar? Un año más, vamos a intentarlo. Switch on the light!

 

Cristina Díaz de Alda, proud volunteer desde 2014.

cdalda2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *